Cómo hacer un armario empotrado

Cómo hacer un armario empotrado

Si eres un manitas quizás te hayas planteado alguna vez cómo hacer un armario empotrado. Encontrar nuevos retos para poner a prueba tu maña es de lo más importante, y qué mejor manera de probarse que instalando un armario empotrado a medida. Es una opción que contribuye a ahorrar espacio y a darle un toque de distinción a una habitación. Son muebles sutiles como pocos, pero realmente prácticos, ya que esconden la mayor parte de su propia y voluminosa estructura. Todo gracias a un poco de bricolaje.

Consideraciones previas antes de instalar un armario empotrado a medida

Seguro que ya has ubicado en tu casa ese hueco que podría llegar a ser un gran armario empotrado. Para empezar, vas a necesitar planificar los módulos que contendrá, calcular las medidas del espacio y hacer acopio de tablas de la madera que desees para que no falten para trabajar. Por descontado, pon a punto algunos destornilladores, tornillos, un taladro, escuadra para medir, nivel de burbuja, cuñas, adhesivo de montaje y sierras ingletadora y de calar. Por descontado, no olvides llevar puestos siempre unos guantes protectores.

Pasos a seguir para montar un armario empotrado con puertas correderas

1º. Tomar las medidas

Hay que conocer cuánto mide el hueco y restar unos pocos centímetros para posibles ajustes futuros. Huelga decir que tendrás que respetar los resultados de las mediciones en cada pieza y cortarlas para que encajen a la perfección.

2º. Delimitar el espacio del futuro armario

Con las medidas ya apuntadas, es el momento de instalar un cerco de madera que delimite el espacio del armario. Estas guías deben estar al frente y tendrán el mismo grosor que los carriles de las puertas correderas. También será necesario crear una base sobre la que reposarán los módulos del armario. Los listones deberán estar correctamente nivelados, ya que no vas a querer que cada parte del conjunto esté a una altura diferente.

3º. Instalación de los módulos

Vas a necesitar la habitación vacía para que ningún mueble estorbe, además de tener preparadas baldas y tableros para ir conformando cada apartado. En función del diseño que hayas planteado debes ir colocando cada parte. Ayúdate de una mordaza para mantener fijos los tableros antes de empezar a taladrar. Cada uno de los lados tiene que estar bien fijo y la mejor manera de realizar esta parte es ensamblando las piezas en la habitación para posteriormente colocar el módulo en el hueco.

Realiza un pretaladro con una broca de madera. Unos tres milímetros de anchura por agujero serán suficientes. Deberán estar distribuidos por la pieza a razón de 20 centímetros de separación y de canto a canto. Con estos ya hechos, disponte a atornillar. Lo recomendable es utilizar unos tornillos de cinco centímetros de largo. Los primeros serán los de las esquinas para evitar que las piezas se suelten.

Lo último será colocar la tapa trasera del módulo, la cual deberá tener las medidas necesarias para encajar sin sobresalir. Si has escuadrado bien la pieza, atornilla las cuatro esquinas y luego realiza agujeros a lo largo de la misma. Otra vez deberás dejar 20 centímetros entre cada uno.

4º. Instalación de módulo con baldas

En esencia, la instalación es exactamente igual que la anterior. La diferencia llega una vez que hayas montado el módulo.

Corta una serie de baldas con las medidas del interior del módulo. Con este en el suelo, dispón cada balda a la distancia que quieres y asegúralas con una mordaza para que no se muevan ni un milímetro. Para confirmar que las has colocado bien, utiliza el nivel de burbuja y realiza los ajustes necesarios para evitar desviaciones.

Con un lápiz marca el centro de la balda en el lateral y los huecos donde irán los tornillos. Con tres, uno en cada lado y el último en el centro, será más que suficiente. Taladra cada hueco e introduce los tornillos. Repite el proceso con cada balda y por el otro lado. Si todo ha ido bien, y seguro que lo has conseguido, cuando levantes el módulo nada se caerá.

5º. Ajustar los módulos e instalar las puertas correderas

Los módulos deben fijarse entre sí y con el marco que ya habías dispuesto al principio. También puedes utilizar listones a medida. Las puertas deben poseer la medida adecuada e ir instaladas sobre rieles para que las puedas mover sin ningún problema. Estos deben ser igual de anchos que la hoja de la puerta y poseer ruedas tanto en la parte inferior como en la superior para permitir su movimiento. Disponlas en la cara interna para evitar que se vean.

Cómo hacer un armario empotrado barato

Esta ha sido una guía de cómo hacer un armario empotrado tú mismo de la forma más barata posible. Vas a necesitar tiempo, un poco de maña y paciencia para ir disponiendo cada una de las piezas en su sitio. Sin embargo, esta es la mejor opción para conseguir un armario empotrado barato.